Compartir

Dos millones de menores con trastornos mentales. Y sólo uno de cada 4 es atendido por expertos. «Hay pocos psiquiatras»

Cada vez hay más formas de violencia contra los docentes y de diversa índole. Cada uno destapa un problema diferente: bullying, padres «blandos», fragilidad juvenil, un trastorno mental que nunca ha tenido nombre.

El último episodio de Varese, en Italia, ofrece la excusa para profundizar en un tema que con demasiada frecuencia se pasa por alto: la angustia mental. Muchas veces se confunde con el impulso adolescente, con el malestar pospandemia, con la debilidad y rebeldía propias de la edad.

Sin embargo, el panorama italiano es preocupante, empezando por las cifras: hay 2 millones de niños de entre 10 y 19 años que padecen trastornos mentales, según el informe Sinpia, la sociedad italiana de neuropsiquiatría infantil. Pero sólo el 20% recibe un diagnóstico, el resto permanece en un limbo que, si todo va bien, les deja a la sombra de una vida cotidiana difícil y complicada. Si les sale mal, les hace cruzar la puerta del colegio con un cuchillo en la mano, incapaces de gestionar y frenar los instintos, la ira y todo ese mundo interior que les frustra. El profesor se convierte en el blanco más cercano, el más «incómodo», el que hay que afrontar.

Sólo el 25% de las personas que padecen un trastorno reciben el tratamiento adecuado. Y la responsabilidad no puede recaer sólo en la escuela. A menudo, quienes necesitan hospitalización no son hospitalizados. Sin embargo, aquellos que son dados de alta deben valerse por sí mismos. Faltan neuropsiquiatras infantiles (se deberían formar 400 por año), faltan camas (hay 400 y se necesitarían al menos 700) y el Servicio Nacional de Salud necesita al menos 15 mil psicólogos frente a los 5 mil actuales . Sobre todo, faltan estructuras semiresidenciales, centros de día e intervenciones domiciliarias intensivas.

Por tanto, el problema se ve agravado tanto por el hecho de que muchos jóvenes no piden ayuda como por las dificultades para acceder a los servicios de salud mental. Existe una red (el bono psicólogo, la presencia de un psicólogo en la escuela), pero evidentemente no es suficiente dado el aumento de las solicitudes (especialmente después de la pandemia) y la maleza que hay que eliminar. No sólo eso, el sistema de información sobre salud mental que recoge datos de los departamentos y los envía al Ministerio de Sanidad sólo se refiere a los ciudadanos italianos mayores de 18 años. Por lo tanto, a menudo no hay rastros de angustia juvenil en los informes oficiales. En definitiva, hay muchos “huecos” y no puede ser sólo la escuela la que se encargue de todo. Porque incluso cuando se cuida bien a los niños y se los conoce desde hace años, no es suficiente.

El ministro de Educación, Giuseppe Valditara, intenta no sólo llevar al psicólogo a la escuela, sino también enseñar a la comunidad escolar a ser «solidaria» con quienes tienen un problema. Y la creación de una red social puede ayudar a que los padres sean responsables de abordar (no solos) el problema de sus hijos. El ministerio también está trabajando para mejorar el apoyo: en primer lugar con profesores especializados que ya no «migran» de otras materias. Y luego garantizar una mayor estabilidad, tanto estabilizando a los profesores como dando a las familias de los niños discapacitados la oportunidad de solicitar su presencia durante al menos tres años.

Por María Sorbi.

Fuente: https://acnmex.com/dos-millones-de-menores-con-trastornos-mentales-y-solo-uno-de-cada-4-es-atendido-por-expertos-hay-pocos-psiquiatras/

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días