Compartir

1.466 vistas

Fuentes: mintpressnews.com

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Este artículo es la Parte II de una serie de investigación de varias partes que examina los esfuerzos de la elite global, así como los poderosos elementos del lobby sionista global y el gobierno de Israel, para crear un Estado independiente fuera de la región de la Patagonia sur de Argentina con el fin de saquear sus recursos naturales y para satisfacer el interés sionista de larga data en el territorio que se remonta al «padre fundador» del sionismo, Theodore Herzl. La primera parte, que se centra en el «estado paralelo» de facto creado por el multimillonario británico Joe Lewis en la Patagonia argentina, se puede leer aquí. La Parte II se centra en Eduardo Elsztain, uno de los hombres de negocios más ricos de Argentina, que está profundamente conectado con la élite global y los lobbies sionistas globales, y su papel en un plan para socavar la democracia argentina mediante el secuestro de su sistema de votación.

Con el respaldo y financiamiento de la élite global, Eduardo Elsztain y sus socios más cercanos han tomado el control de las industrias de bienes raíces, electricidad, agricultura y finanzas de Argentina. ¿Su próximo objetivo? El sistema electoral argentino.

Eduardo Elsztain, presidente de Grupo IRSA y Banco Hipotecario. Santiago Filipuzzi La nacion

BUENOS AIRES, ARGENTINA – Parecía un largo trecho, pero cualquier cosa era posible en la mente de un ambicioso Eduardo Elsztain, de 30 años. Elsztain, que entonces vivía en Nueva York, había tenido una reunión con el rico financiero húngaro-estadounidense George Soros, una reunión en la que la mayoría de los informes de los medios de comunicación sobre el ascenso de Elsztain hacia un alto perfil se resolvieron puramente por casualidad. Aunque Elsztain no tenía experiencia y era desconocido en ese momento, Soros vio algo que le gustaba en el ambicioso argentino, tanto que le dio 10 millones de dólares sin pensarlo dos veces.

Según recuerda Elsztain, «Hablamos durante aproximadamente una hora y luego me preguntó cuánto dinero pensaba que podía manejar. Le dije que podía administrar 10 millones». Soros, como lo recuerda Elsztain, simplemente dijo «Está bien, no hay problema». Más tarde, Soros explicó su inversión aparentemente impulsiva al decir que Elsztain «sabía cuándo vender y cuándo comprar».

La inversión de Soros no solo cambió el destino de Elsztain, sino también el de Argentina. Con esos 10 millones en fondos recién asegurados, Elsztain y su socio cercano Marcelo Mindlin transformaron la empresa de los abuelos de Elsztain -Inversiones y Representaciones SA («Investments and Brokerage, Inc.», más conocida por su acrónimo en español IRSA)- en el imperio comercial más grande de Argentina. De hecho, a través de IRSA, Elsztain se ha convertido no solo en el mayor propietario de tierras y desarrollador de bienes raíces del país, sino también en la fuerza dominante en la masiva industria agrícola y de carne de res, su industria de extracción de oro y su sistema bancario. Como resultado, ha sido apodado por la prensa argentina simplemente «El terrateniente».

En los últimos años, el imperio comercial de Elsztain se ha extendido mucho más allá de Sudamérica y en Israel, donde posee la participación mayoritaria en uno de los conglomerados más grandes de Israel, el BID, así como importantes participaciones en varias otras compañías notables de Israel. Los medios israelíes con frecuencia se refieren a Elsztain como «el judío más rico de América del Sur». Estos intereses comerciales lo han convertido en uno de los oligarcas más poderosos de Argentina y el Estado sionista.

Sin embargo, como el multimillonario británico Joe Lewis, cuyas actividades en Argentina se describen detalladamente en la Parte I de esta serie, un historial de crímenes, planes y conspiraciones yacen debajo del imperio empresarial de Elsztain y su imagen cuidadosamente elaborada de un «hombre que se construyó a sí mismo» dedicado a la caridad judía y causas religiosas. Cabe destacar que el enorme imperio de negocios de Elsztain también está conectado al de Lewis a través del socio y compañero de larga data de Elsztain, Marcelo Mindlin, copropietario de la mayor compañía eléctrica privada de Argentina junto con Lewis.

Si bien Elsztain y Mindlin son sumamente poderosos e influyentes por derecho propio, a menudo actúan como los rostros argentinos para las políticas promovidas por la oligarquía global con las que ambos están bien conectados. De hecho, Elsztain y Mindlin están conectados a grupos de élite administrados por familias multimillonarias bien conocidas y controvertidas como los Rockefeller, Rothschild y Bronfmans, a través de sus roles de membresía y liderazgo en grupos como el Consejo de las Américas y poderosas organizaciones sionistas internacionales.

Estas conexiones con la oligarquía global y el sionismo global han llevado recientemente a Elsztain a orquestar una política que, si se promulga, destruirá por completo la democracia argentina y equivaldría a un «golpe de sangre sin sangre» en un país que ha estado en la mira de la elite global.

Habiendo comenzado en «pequeño», Elsztain recibe un «consejo de oro»

Inversiones y Representaciones SA (IRSA), ahora la compañía inmobiliaria más grande de Argentina, tuvo comienzos humildes, creciendo lentamente después de su fundación en 1943 por el abuelo de Eduardo Elsztain, Isaac Elsztain, un inmigrante ruso-judío que llegó a Argentina en 1917. Después de la inesperada muerte de su tío en 1981 y poco después de que Elsztain regresara de un año en el extranjero en Israel, Elsztain abandonó la universidad y asumió la administración de la empresa.

Cuando Elsztain se hizo cargo de la mayor parte de la administración de IRSA, la empresa tenía dificultades y valía apenas 100.00 dólares Elsztain se dirigió a su amigo Marcelo Mindlin y le pidió prestados 120.000 dólares para comprar acciones de IRSA y tomar el control definitivo de la compañía. La sociedad Mindlin-Elsztain se volvería espectacularmente lucrativa y alguna vez se refirieron a ella como «uno de los matrimonios comerciales más exitosos del menemismo», una referencia a la presidencia de Carlos Menem que organizó la ola de privatizaciones de los años noventa.

Sin embargo, no fue hasta la fatídica reunión de Elsztain con Soros que IRSA se convertiría en el gigante que es hoy, ahora valorado en 11.600 millones. Además hubo otra reunión que ha recibido una cobertura mucho menor que también ayudó a Elsztain a asegurar su futura fortuna.

Mientras vivió en Nueva York de 1989 a 1990, antes de conocer a Soros, Elsztain hizo otra reunión para su «cambio de vida», con el Rebe de Lubavitch, Menachim Mendel Schneerson, del movimiento Jabad-Lubavitch, con sede en Nueva York, a menudo llamado simplemente Jabad . Podría decirse que Jabad es una de las organizaciones judías jasídicas, ortodoxas y más influyentes a nivel internacional; el Times de Israel una vez lo llamó «una de las fuerzas más poderosas del mundo judío», y Schneerson fue su líder clave más prominente.

Schneerson ha sido promocionado por sus seguidores como un «líder profético visionario y pragmático, sintetizando una visión profunda de las necesidades actuales del pueblo judío con una visión amplia para su futuro», y también «trazó el curso de la historia judía» en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Entre otras cosas, Schneerson enseñó de manera controvertida que «toda la producción [de un no judío] existe solo por el bien de los judíos» y fue implacablemente agresivo con respecto a la ocupación militar israelí de Palestina.

El mismo Elsztain ha calificado su reunión con Schneerson como igual de importante -sino más-para su éxito empresarial futuro como su reunión con Soros. Según un relato de la reunión publicada en Haaretz, «el rabino le aconsejó que vendiera sus participaciones en la bolsa de valores y se centrara en bienes raíces, una sugerencia que resultó ser muy oportuna». Haaretz llegó a la conclusión de que el » el éxito actual de Elsztein se debe al consejo de oro del Rebbe Lubavitcher».

Los profundos vínculos de Elsztain con el movimiento Jabad, así como los intereses de larga data de los sionistas argentinos de dentro y fuera de Jabad, en particular con respecto al control de las tierras y recursos del país, con énfasis en la Patagonia, se analizarán en detalle en una publicación posterior de esta serie. Por ahora, vale la pena señalar que el sitio web de Jabad indica que Elsztain «es el presidente honorario de Jabad de Argentina, y en esa posición ha sido un socio crucial para todas las actividades de Jabad en el país e incluso a nivel mundial».

Otro punto importante con respecto a los inicios de IRSA, y con él el extenso imperio comercial de Elsztain y Mindlin, es lo que realmente inspiró a George Soros para pagar 10 millones de dólares durante esa reunión «casual» con un joven argentino sin renombre. Aunque la historia oficial dice que Elsztain aseguró que su encuentro con Soros ocurrió por pura casualidad, el periódico argentino La Nación reveló que esto es simplemente un mito que se ha usado para crear la impresión de que la fortuna de Elsztainera era «propia».

De hecho, a pesar de la «leyenda» de que el negocio principal de Elsztain, IRSA, ha publicitado ncansablemente la reunión con Soros como «casual», La Nación, uno de os periódicos más prestigiosos de Argentina, escribió:

La verdadera historia es un poco menos espectacular. Elsztain se encontró cara a cara con Soros gracias a los contactos que había estado desarrollando dentro de la comunidad judía en Buenos Aires, que fue la responsable de abrirle las puertas del poderoso hombre de negocios [a Elsztain]».

Otro mito tiene que ver con la afirmación de que Soros estaba haciendo una inversión personal en Elsztain específicamente. En cambio, como revela un artículo del New York Times de 1998, Elsztain, durante esa decisiva reunión, persuadió a Soros de que soltase los 10 millones, no por IRSA ni por su propia brillantez financiera per se, sino después de convencerlo de que valía la pena ante las nuevas políticas del Gobierno argentino, que pretendían desregular y privatizar la economía. «De hecho, Soros había visto una oportunidad no necesariamente en Elsztain como individuo, sino más bien para saquear los recursos públicos de Argentina a través de la ola de privatizaciones que se avecinaba.

Dirigentes para la revolución de la «libre empresa».

Soros, a través de sus poderosas conexiones con la élite internacional global y las corporaciones multinacionales, pudo asegurar que varias privatizaciones lucrativas cayeran en su regazo. Elsztain y su socio Marcelo Mindlin también se convirtieron en los principales beneficiarios de este capitalismo de amigos como resultado de su papel como líderes argentinos de Soros mientras duró su asociación de una década. Cuando la sociedad terminó, al menos públicamente, a principios de la década de 2000, Soros obtuvo al menos 500 millones de dólares en ganancias de sus inversiones en sociedad con Elsztain y Mindlin.

La presidenta argentina Cristina Kirchner durante una reunión con George Soros en Nueva York en el año 2014. Foto Reuters

De hecho, después de solo ocho años de «menemismo» Elsztain y sus asociados, incluidos su hermano Alejandro y Mindlin, se convirtieron en «los favoritos de los gurús del mercado emergente de Wall Street y los revolucionarios de la libre empresa de Argentina». Elsztain y Mindlin continúan desempeñando este papel como líderes, pero después de superar a Soros a principios de la década de 2000, se convirtieron en líderes argentinos de la élite global, incluso después de dividir su legendaria sociedad, como se describirá en una sección posterior de este artículo.

Después de que Domingo Cavallo -un economista formado en Harvard que se desempeñó como presidente del Banco Central de Argentina durante la dictadura militar del país- se convirtiera en ministro de Economía en 1991 durante el primer mandato presidencial de Carlos Menem, se produjo una ola de privatizaciones destinadas a alinear a Argentina con el llamado «Consenso de Washington» promovido por el gobierno de George HW Bush. Muchas de esas privatizaciones fueron manejadas por solo un puñado de bufetes de abogados, uno de los cuales fue Zang, Bergel y Viñes.

Como señaló el investigador y escritor Fabian Spollansky , Zang, Bergel y Viñes fue «uno de los motores de la gran máquina de privatización» y, al haber sido contratados como «consultores» por el Gobierno liderado por Menem, ayudó a supervisar las privatizaciones de activos estatales claves , incluyendo las Aguas de Córdoba y la petrolera estatal YPF. Durante muchas de estas privatizaciones, dos de los socios de la firma, Saúl Zang y Ernesto Viñes, también trabajaban para IRSA -entonces administrados por la sociedad formada por Elsztain, Mindlin y Soros- y Elsztain estaba entre los principales clientes de la firma.

La superposición generó muchos conflictos de intereses, particularmente en la privatización del Banco Nacional de Ahorros y Seguros (Caja Nacional de Ahorro y Seguro), en el curso de la cual el contrato de consultoría de Zang, Bergel y Viñes con el gobierno fue cancelado cuando se reveló que la consultoría buscó vender la firma a Elsztain, que también era cliente de ellos y empleaba a Zang y Viñes por separado a través de IRSA. Este banco, ahora conocido como Caja SA, fue privatizado y vendido a una compañía italiana y al Grupo Werthein de Argentina. Los Wertheins están estrechamente vinculados con Elsztain a través de sus roles de liderazgo en la organización sionista internacional, el Congreso Judío Mundial, y sus vínculos con Elsztain se ampliarán en una próxima entrega de esta serie.

A partir de 1987, el Banco Mundial comenzó a ejercer presión sobre el Gobierno de Argentina, liderado por Raúl Alfonsín, para privatizar o cerrar el Banco Hipotecario Nacional, que se reestructuró drásticamente en 1992 bajo la presidencia de Menem. Tradicionalmente, el banco se había utilizado para otorgar préstamos extendidos a bajo interés a los argentinos, en particular a los de menores ingresos, y para financiar la construcción de obras tanto públicas como privadas. A pesar de los esfuerzos del Banco Mundial, los ejecutivos y empleados del banco, junto con muchos argentinos, se resistieron enérgicamente a los esfuerzos de privatización.

Como consecuencia, bajo las presidencias de Alfonsín y su sucesor Carlos Menem – cuyas políticas, junto con las de su ministro de economía, Domingo Cavallo, fueron responsables directamente del colapso de la economía argentina a principios de la década de 2000- el banco sufrió una «profunda reestructuración» que lo llevó a reducir drásticamente su personal, lo que resultó en el cierre de alrededor del 60 por ciento del total de sus sucursales. Además, según el escritor e investigador Fabián Spollansky, los cofres del banco estatal fueron manipulados para una variedad de propósitos que, en última instancia, y -como sostiene Spollansky- dieron lugar intencionalmente a una gran crisis en el banco que llevó a su transformación en 1992 en un banco mayorista y a la designación de Pablo Espartaco Rojo como presidente en 1994. Antes de tomar el control del banco Espartaco Rojo había servido como subsecretario de desregularización y organización económica del ministerio de Economía encabezado por Domingo Cavallo.

Espartaco Rojo pasó su tiempo como principal ejecutivo del banco allanando el camino para la eventual privatización del banco en 1997, cuando el IRSA de Elsztain se convirtió en el principal accionista del banco, después de pagar 1.200 millones de dólares que no provenían de IRSA, sino de George Soros. El precio para comprar el banco fue asombrosamente bajo considerando que el valor del banco, según Espartaco Rojo, era mucho más alto, y de hasta 6.000 millones, según algunos. Cabe destacar que uno de los consultores contratados por Espartaco Rojo para ayudar en el proceso de privatización del banco fue Zang, Bergel y Viñes.

Como presidente del banco, Espartaco Rojo había vendido la privatización del banco al país y a su Congreso afirmando que recibiría, como mínimo, 3 mil millones de dólares en la operación, fondos que luego se colocarían en un nuevo Fondo Federal para la Infraestructura Regional que financiaría la construcción de obras públicas en todo el país: una promesa que nunca se cumplió, ya que solo se recibieron 1.200 millones y con el fondo no se construyó ninguna obra pública.

En la supervisión de la privatización, junto con Espartaco Rojo, estaba el entonces ministro de Economía Roque Fernández, un Chicago boy neoliberal que también fue funcionario del Banco Mundial y del FMI. Posteriormente llegaron demandas para investigar a Fernández y Espartaco Rojo y otras partes involucradas en la privatización «altamente irregular» del banco, pero no se llegó a ningún lado. Una de las personas clave acusadas de participar en actividades ilegales que llevaron a la privatización del banco es Daniel Marx, que fue negociador principal de la deuda externa de Argentina desde 1989 hasta 1993 y está estrechamente vinculado a la élite financiera mundial a través de su banco de inversiones, Quantum Finanzas.

Después de la privatización, Espartaco Rojo se mantuvo como presidente del banco hasta el año 2000. El presidente del banco después de Espartaco Rojo fue Miguel Kiguel, quien había sido subsecretario de Finanzas y asesor principal del ministro de Economía de Argentina bajo Menem y, lo más crucial, economista jefe del Banco Mundial en el mismo momento en que el Banco Mundial estaba presionando al Gobierno de Argentina para que privatizara el Banco Hipotecario.

Después de la privatización del banco, muchos de los asociados de Elsztain fueron recompensados ​​con cargos en el directorio del banco, incluidos Saúl Zang y Ernesto Viñes, así como Mario Blejer, vicepresidente del banco. Blejer fue asesor del FMI durante décadas y presidente del Banco Central de Argentina. Como presidente del Banco Central, intentó forzar la dolarización de la economía argentina durante su colapso y el impago de la deuda, una crisis creada por las políticas de Menem y Cavallo. Blejer también es socio de larga data de Elsztain y miembro de la junta directiva de IRSA, así como antiguo asesor del Banco de Inglaterra, y fue considerado un favorito para dirigir el Banco Central de Israel tanto en 2013 como en 2018.

Otro notable director del banco fue Jacobo Julio Driezzen, exdirector ejecutivo suplente del FMI, subsecretario de finanzas del Ministerio de Economía durante el período previo al colapso económico de Argentina, y director ejecutivo de Galicia Capital Markets, una subsidiaria del Banco Galicia, uno de los bancos privados más grandes de la Argentina.

Como se mostrará en un próximo artículo de esta serie, la privatización del Banco Hipotecario fue solo una de las muchas privatizaciones «irregulares» durante la presidencia de Carlos Menem. Ese artículo también revelará cómo las políticas de Menem, así como las de sus ministros de economía, resultaron directamente en la crisis económica que enfrentó Argentina a principios de la década de 2000, en la que la elite global incluidas las controvertidas figuras relacionadas con Eduardo Elsztain Henry Kissinger, los Rockefeller y otros, intentaron utilizar esta crisis de ingeniería para presionar al Gobierno de Argentina para que «canjeara» su deuda por la totalidad de la Patagonia.

En última instancia ese esfuerzo no tuvo éxito. Sin embargo, ahora se está diseñando un colapso similar bajo la actual presidencia de Mauricio Macri, un aliado cercano de Elsztain y Mindlin, con la Patagonia nuevamente en la mira.

Como se señaló en la Parte I de esta serie, la elite global, y los elementos particularmente poderosos del lobby sionista global, han buscado durante mucho tiempo crear un Estado independiente fuera de la Patagonia por varias razones, con el objetivo de dominar sus ricos recursos naturales, entre ellos el agua dulce y el petróleo.

Un diagrama de flujo vertiginoso de tentáculos.

La adquisición de Banco Hipotecario por parte de Elsztain fue solo uno de los muchos movimientos realizados por él -en asociación con Soros y Mindlin- que han resultado en su patrimonio neto de miles de millones de dólares y en el «imperio de negocios más grande de Argentina». Sin embargo, como se ha demostrado, nada de eso habría sido posible sin las conexiones de Elsztain con la élite y con el Gobierno de Argentina.

Hoy IRSA, bajo el reinado de Elsztain, se ha convertido en un verdadero gigante corporativo y en la compañía de bienes raíces más grande del país. Su cartera abarca casi todos los centros comerciales más importantes de Argentina, incluidos Alto Palmero, Abasto y Patio Bullrich, entre otros, así como bienes raíces en áreas de gran demanda en todo Buenos Aires y una gran cantidad de oficinas y viviendas alquiladas y hoteles y resorts de lujo en todo el país.

Sin embargo, IRSA no es más que una parte del imperio de Elsztain, un componente clave del cual es la empresa de productos básicos agrícolas, Cresud, fundada originalmente en 1937. Elsztain comenzó a comprar acciones de Cresud en 1992 y luego compró una participación mayoritaria en 1994, pagando alrededor de 25 millones de dólares, asumiendo el control de la empresa. Después de la compra, Soros puso casi 62 millones en la compañía, que luego se hizo pública con el respaldo de Soros en la Bolsa de Nueva York. IRSA luego pasó a ser propiedad de Cresud, con Elsztain reteniendo el control de ambas.