Compartir

143 vistas

«Fiducia Supplicans»
no pertenece al Magisterio auténtico
Mons. Nicola Bux
Entrevista de Edward Pentin a Mons. Bux, realizada el 18 de enero de 2024, donde explica cómo fue recibido este documento en Italia, qué pensó del comunicado de prensa del 4 de enero destinado a aclarar la Declaración y qué podría significar todo esto para el futuro de la Iglesia y el próximo Cónclave.
[EdwardPentin/ELCAMINO] Mons. Nicola Bux, ex consultor del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, ha dicho en una reciente entrevista que cree que debido a que «Fiducia Supplicans» “no pertenece al Magisterio auténtico”, no es vinculante y por lo tanto “uno no puede ni siquiera adherirse a ella con el consentimiento religioso de la voluntad y el intelecto”.
También ha pedido la dimisión o destitución de su autor principal, el Cardenal Víctor Manuel Fernández, pues “sobre él pesará la sospecha de ignorancia y mala fe en cualquier documento que firme posteriormente”.
Esto ha dicho Mons. Nicola Bux, entre otras cosas, en una entrevista que le hiciera Edward Pentin el pasado 18 de enero. Este respetado teólogo y amigo del difunto Papa Benedicto XVI, analizó allí las consecuencias tras la publicación de la Declaración que permite las bendiciones entre personas del mismo sexo bajo ciertas condiciones.
«Fiducia Supplicans», aprobada por el Papa Francisco, fue firmada por el Cardenal Fernández, Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, y por el Secretario del Dicasterio, Mons. Armando Matteo, y fue publicada el 18 de diciembre de 2023.
Mons. Bux explica cómo fue recibido este documento en Italia, qué pensó del comunicado de prensa del 4 de enero de 2024 destinado a aclarar la Declaración y qué podría significar todo esto para el futuro de la Iglesia y el próximo cónclave.
El drama de la Iglesia hoy es la separación de la pastoral de la doctrina, es decir, del amor de la verdad”, dice Bux. “Y lo estamos pagando caro, como predijo Juan Pablo II”.
El Papa Francisco debería cancelar «Fiducia Supplicans» y reemplazar al Prefecto por un hombre de «doctrina segura, sana y pura», para usar las palabras del Apóstol a Tito”.
A continuación, reproducimos la breve y sustanciosa entrevista de Edward Pentin a Mons. Nicola Bux:
*   *   *
Edward Pentin: ¿Cuál ha sido la reacción general hacia «Fiducia Supplicans» en Italia? En su opinión, en su mayoría contraria, solidaria o ambivalente.
Mons. Nicola Bux: Debido a su proximidad a la Sede Apostólica, los Obispos italianos parecen perros tontos: aprueban o disienten, o temen “represalias”. Entre los fieles y los no practicantes hay quienes consideran «Fiducia Supplicans», y los intentos de justificarla, un insulto a su inteligencia. Luego están quienes conocen la doctrina de la fe y la moral, especialmente las normas de la Revelación, y plantean el primer dubium [duda o pregunta] de los cinco Cardenales enviados el verano pasado [Nota de EL CAMINO: para conocer las Dubia de los Cardenales ver aquí https://secretummeummihi.blogspot.com/2023/10/sobre-el-sinodo-cinco-cardenales.html]: ¿Es posible que la Iglesia hoy enseñe doctrinas contrarias a las que ha enseñado anteriormente en materia de fe y de moral, ya sea por el Papa ex cathedra, ya sea en las definiciones de un Concilio ecuménico, ya sea en el Magisterio ordinario universal de los Obispos esparcidos por el mundo (cf. Lumen Gentium 25)? 
Ciertamente, «Fiducia Supplicans» no pertenece al “auténtico Magisterio” y, por tanto, no es vinculante porque lo que en ella se afirma no está contenido en la Palabra de Dios escrita o transmitida y que la Iglesia, el Romano Pontífice o el Colegio Episcopal, ya sea definitivamente, es decir mediante juicio solemne, ya sea con Magisterio ordinario y universal, propone creer como divinamente revelado. Ni siquiera se puede adherir a ella con el consentimiento religioso de la voluntad y el intelecto.
Edward Pentin: ¿Qué opina del comunicado de prensa del 4 de enero destinado a aclarar la afirmación? ¿Se resolvió algo?
Mons. Nicola Bux: La ignorancia predomina en la mayoría de los bautizados, debido a que durante décadas se han preferido las cuestiones sociales a la catequesis; para las parejas heterosexuales y homosexuales irregulares lo que ahora se aplica es: el amor es amor. Quienes usan la lógica se oponen a ello y surge entonces el segundo dubium de los Cardenales: ¿Es posible que en determinadas circunstancias un pastor pueda bendecir las uniones entre personas homosexuales, sugiriendo así que el comportamiento homosexual como tal no sería contrario a la ley de Dios y al camino de una persona hacia Dios? 
Ligado a este dubium hay otro: ¿sigue siendo válida la enseñanza sostenida por el magisterio ordinario universal de que todo acto sexual fuera del matrimonio, y en particular los actos homosexuales, constituye un pecado objetivamente grave contra la ley de Dios, independientemente de las circunstancias en las que se produzca y de la intención con la que se lleve a cabo? Así pues, la declaración del 4 de enero es un intento clásico de tapar las grietas.
Edward Pentin: ¿Está de acuerdo en que la declaración expuso divisiones que ya estaban presentes pero que ahora están a la vista?
Mons. Nicola Bux: Benedicto XVI, en sus Notas del 11 de abril de 2019 [Nota de EL CAMINO: ver aquí https://secretummeummihi.blogspot.com/2019/04/la-iglesia-y-el-escandalo-del-abuso.html], describió el origen de la debacle de la moral católica, y por tanto también de las divisiones entre los católicos, por considerar no pecaminosa la convivencia de una pareja tanto heterosexual como homosexual. La división o cisma, antes sumergida, ahora ha surgido. Ya veremos si se declarará formalmente en un próximo evento eclesial, como un sínodo o un cónclave. Ciertamente, el próximo Papa tendrá que hacer cuentas y decidir si profundiza la división o la repara convocando un Concilio. A cualquiera que sea candidato a Papa tendrá que pedírsele en las congregaciones previas al cónclave que responda a las dubia acumuladas desde 2015, o de lo contrario la división de la Iglesia se profundizará.
Edward Pentin: ¿Por qué cree que ha habido oposición principalmente en África, Europa central y oriental y no tanto en Estados Unidos y otros países principalmente occidentales?
Mons. Nicola Bux: Porque en estas zonas, es decir, en el hemisferio norte y occidental, después del Vaticano II, la Iglesia contrastó la ideología relativista, que había penetrado la moral y demolido el derecho natural, con la formación en la doctrina y la vida en Cristo: es decir, la moral católica, que lucha contra el pensamiento neopagano. Así, el pueblo permaneció fiel. Luego, pregúntale a un judío si es una bendición (berakah) cuando no tiene un carácter sagrado (digamos, no es litúrgico) y si puedes bendecir algo que Dios maldice y aborrece, como un pecado contra la naturaleza. Un amigo judío que escuchó sobre «Fiducia Supplicans» me dijo: “¿No conoce el Papa la Biblia?”. Por no hablar del ridículo de los Musulmanes y del distanciamiento de los Ortodoxos que ahora han declarado imposible la unidad con los Católicos. «Fiducia Supplicans» y los comunicados posteriores son resultado del desconocimiento del Prefecto Fernández.
Edward Pentin: ¿Cuál es la mejor manera de resolver la confusión y división resultante de «Fiducia Supplicans»?
Mons. Nicola Bux: Expliqué que no hay nada pastoral sin “pasto” (comida) porque “la doctrina es en realidad como el alimento, cuyo poseedor es quien lo distribuye” (San Gregorio Nacianceno). La doctrina, por tanto, es pastoral, pero si el pastor no la tiene no puede hacer labor pastoral. El drama de la Iglesia hoy es la separación de la pastoral de la doctrina, es decir, del amor de la verdad. Y lo estamos pagando caro, como predijo Juan Pablo II. El Papa Francisco debería cancelar «Fiducia Supplicans» y reemplazar al Prefecto con un hombre de “doctrina segura, sana y pura”, para usar las palabras del Apóstol a Tito.
Edward Pentin: ¿Cómo cree que afectará este asunto al próximo Cónclave?
Mons. Nicola Bux: Seguramente el próximo Papa, si no quiere serlo sólo para una parte de la Iglesia, tendrá que plantearse la pregunta: ¿cuál es la misión de la Iglesia? ¿Amoldarse al mundo o salvarlo? La unidad de la Iglesia Católica está comprometida por «Fiducia Supplicans» porque, sobre una verdad moral tan esencial, acepta, en la práctica, puntos de vista opuestos entre las Iglesias diseminadas por todo el mundo. Un ejemplo: el nuevo Obispo de Foggia dijo que su iglesia será la “iglesia de Francisco que bendice a todos”. ¿Pero la Iglesia no es la de Jesucristo?
Fernández se desacreditó a sí mismo al publicar un documento que es opuesto al de su predecesor, [el Cardenal Luis] Ladaria, en 2021. ¿Sería esto un “desarrollo” o más bien una heterogénesis doctrinal? El Dicasterio y la Santa Sede se han humillado así mismas. Alguien ya ha renombrado el Dicasterio “para la Destrucción de la Fe”. La sospecha de ignorancia y mala fe pesará sobre Fernández en cualquier documento que firme posteriormente. Debería dimitir.
*   *   *
 
 
 
 
 

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días