Compartir

51 vistas

Ha pasado más de un año y medio desde que aumentaron las tensiones en Europa del Este cuando las tropas rusas entraron en Ucrania y comenzaron su ofensiva. Desde entonces, los principales medios de comunicación se han visto comprensiblemente dominados por las últimas noticias de la primera línea y, salvo las primeras semanas, han compartido en gran medida una narrativa que retrata a Ucrania en una posición de fuerza. Sin embargo, para muchos expertos y analistas militares, esto está lejos de ser un reflejo realista de los acontecimientos, y el verdadero costo de esta guerra para Ucrania debe ser disimulado y no vale la pena pensar en ello (¿?).
Pero sobre el terreno la falta de éxitos (para no hablar de derrota) es palpable tanto en el frente, desde donde las autoridades civiles ucranianas lanzaron una maxi evacuación en la humeante zona de Kharkiv, como en las estrategias militares con las que Volodymyr Zelensky reprimió a todos los generales que les acusaban de traición en un clima de imposibilidad de contradecir al comediante.

LA ORDEN DE EVACUACIÓN
“Las Fuerzas Armadas de Ucrania realizaron avances significativos” en su contraofensiva hacia el sur en la zona occidental del Óblast de Zaporizhzhia, desde donde llegaron a las afueras de Robotyne, quienes obligaron a las fuerzas de invasión rusas a replegarse desde el frente, indicando que “los estallidos de los ucranianos en esta zona pueden estar debilitando significativamente la defensa rusa”. El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW) lo escribe en su diario de boletines» Además, al publicar un mapa de las “brechas” que acuñan innecesariamente en un área gigantesca controlada por las artimañas con impenetrables líneas de trincheras y fortificaciones de campaña de todo tipo.
Mientras que las autoridades ucranianas anunciaron una evacuación obligatoria en una parte de la región de Kharkiv que limita con las Repúblicas Populares Rusas de Donetsk y Lugansk. La orden se produce después de que el Ministerio de Defensa de Moscú dijera que sus tropas habían avanzado en la zona, con una exitosa ofensiva.
En una orden escrita el jueves 10 de agosto, Andrey Kanashevich, jefe interino de la administración militar en Kupiansk, publicó una lista de 37 asentamientos de la zona de combate en los que ordenaba las evacuaciones de los residentes locales. Citó “los continuos ataques de artillería (rusa) y la situación de seguridad” como motivo de la decisión, y añadió que la orden también se aplica a la propia ciudad de Kupiansk. La orden afectó a decenas de miles de personas.
Moscú, por su parte, afirmó que “Ucrania utiliza ataques terroristas para distraer la atención del fracaso de la contraofensiva” y que Ucrania está lanzando “ataques terroristas” contra Moscú y otros objetivos civiles en Rusia debido a la frustración por sus fracasos en el campo de batalla, según informó el secretario de prensa del Kremlin, Dmitry Peskov.
El domingo por la mañana, Kiev hizo otro intento de atacar Moscú con vehículos aéreos no tripulados, esta vez contra el distrito financiero y de negocios de la capital rusa. Todos los aviones entrantes fueron derribados por las defensas aéreas, pero sus escombros dañaron las fachadas de vidrio de dos rascacielos. Una persona resultó herida, según los servicios de emergencia.
“El régimen de Kiev no está logrando ningún éxito. Es obvio que la contraofensiva no va según lo planeado”, dijo Peskov a los periodistas el lunes.
Washington quiere acelerar el despliegue de todos los medios disponibles para ampliar el apoyo a Ucrania en una fase en la que Estados Unidos empieza a dudar de las perspectivas estratégicas del ataque contra los invasores rusos en el este del país y de las técnicas empleadas por los de Kiev contra las fuerzas de Moscú.

LAS MOVIDAS
Desde este punto de vista, las movidas que se evalúan entre la Casa Blanca y el Pentágono para acelerar el apoyo a Ucrania se centran en las armas que solicitan las fuerzas armadas de Volodymyr Zelensky, a saber: los polivalentes tanques Abrams y los cazas F- 16 . Todos saben que es dificil romper la consolidada defensa rusa en los territorios ocupados, una operación militar cada vez más larga y engorrosa.
Las noticias recientes sobre la aceleración del proceso de suministro de Abrams y el lanzamiento del programa de capacitación para pilotos ucranianos en F-16 estadounidenses deben, por lo tanto, leerse en forma convergente. El jefe de adquisiciones del ejército, Doug Bush, confirmó recientemente que Washington suministrará los primeros 31 tanques M1-A1 Abrams a Ucrania principios de otoño. Bush, hablando con los periodistas el 7 de agosto pasado, subrayó que la naturaleza engorrosa del proceso de entrega de los tanques a Ucrania, que se discute desde enero pasado, está ligada a la complejidad de los procedimientos de autorización por un lado y a la difícil logística.
La luz verde anunciada en julio para este plan fue ratificada oficialmente por EE. UU. en agosto y la noticia despertó entusiasmo en Ucrania. The Kyiv Independent escribió que “ocho pilotos ucranianos que dominan el inglés están listos para comenzar el entrenamiento de aviones de combate”, mientras que “veinte pilotos más con habilidades mínimas de inglés están disponibles para comenzar la instrucción de idiomas en el Reino Unido a finales de mes” y poder comunicarse de la mejor manera posible con los instructores.
Washington extiende por tanto su apoyo a Kiev al máximo de sus posibilidades para que sea capaz de oponer una fuerza militar decidida a los ejércitos rusos. Pero la sincronización de las entregas de los tanques y del entrenamiento de los pilotos parece tal que hace difícil pensar que, antes de que termine la actual contraofensiva, los vehículos de barras y estrellas puedan obtener resultados decisivos en el terreno. Antes de finales de otoño, de hecho, no será posible ver tanques y aviadores entrenados con medios estadounidenses disponibles en cantidades masivas en primera línea y, además, el número de entregas es, en cualquier caso, reducido en comparación con las necesidades de Kiev. Creemos que Ucrania podría utilizar estos medios para interceptar futuros movimientos rusos. Aunque no puedan inclinar la balanza del conflicto de manera decisiva hacia Ucrania.

VOCES DISIDENTES
Como intentamos hacer en esta columna desde La Prensa, investigamos y seguimos a aquellos profesionales no influidos por la propaganda para confundir en el marco de esta guerra irrestricta. Entre ellos coincidimos con el Coronel Douglas MacGregor que es un veterano de guerra condecorado, coronel retirado del Ejército de los EE. UU., autor y experto en política exterior ampliamente reconocido por su liderazgo durante la Guerra del Golfo, la mayor batalla de tanques del Ejército de los EE. UU. desde la Segunda Guerra Mundial.
Douglas MacGregor cree que “Ucrania está siendo aplastada, y es solo cuestión de tiempo antes de que Rusia asuma el control de la parte oriental del país, si no de toda Ucrania” (esto último no es nuestra opinión). Argumenta que Occidente, en particular Estados Unidos, no logró evitar que el conflicto comenzara, en primer lugar.
Incluso llega a sugerir que es posible que Ucrania ni siquiera exista como Estado-nación a fines de 2023 debido a las terribles condiciones en las que se encuentra el país, que suenan más impactantes gracias a las falsas narrativas que rodean los eventos que circulan en las principales noticias.
MacGregor ha pedido repetidamente transparencia a los principales medios de comunicación, argumentando que están ocultando la realidad de la situación, lo que significa que la mayoría de los estadounidenses no pueden discernir la situación real en juego.
Pero, ¿por qué es este el caso, y por qué el gobierno de EE. UU. es tan reacio a decir la verdad cuando muchos argumentarían que problemas económicos cada vez mayores más cerca de casa requieren la misma atención? Como señala Douglas, el sistema financiero estadounidense corre el riesgo de fracasar catastróficamente, y el dólar como moneda de reserva global está en serios problemas.
“Los estadounidenses quieren una economía que funcione, y no van a quedarse de brazos cruzados viendo cómo se hunde el sistema financiero. Quieren un liderazgo real, no un presidente recortado en cartón”.
Douglas MacGregor es un personaje sensato que dispara directamente desde la cadera: un líder militar que se siente más cómodo en el campo de batalla que en cualquier otro lugar, y es esa percepción lo que lo convierte en un analista fascinante cuando se trata de las realidades de la guerra y sus matices. Ha sido criticado por algunos de sus comentarios, pero será interesante escuchar sus opiniones sobre lo que sucederá en los próximos meses, las ramificaciones políticas del apoyo continuo de los EE. UU. y cómo se siente acerca de la censura que se filtra y proyecta una sombra amenazante sobre todos los que buscan la verdad.
Por estas Pampas, tampoco abundan la objetividad y la seriedad profesional. Desde el Instituto Elevan hacemos un análisis multidisciplinario integral de este Conflicto, para obtener enseñanzas útiles a la defensa nacional.
Durante el mes de septiembre de 2023 dictaremos un curso integral sobre la Guerra Europea, que será dictado por destacados políticos, periodistas, militares y economistas desde nuestro llamado sur global. (Para más información: Curso Intensivo sobre la guerra en Ucrania. Cursada online con material bibliográfico. Información: https://forms.gle/g8STaAP3r8Mdzaay8)

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días