Compartir

59 vistas

Kiev, a la defensiva

A menudo es difícil navegar por el marasmo mediático de la guerra en Ucrania. El año 2022 terminó con la reconquista por parte de Kiev de la ciudad de Kherson, a la que siguió la recuperación de territorios en las zonas de Járkov. Un contexto, por tanto, en el que la iniciativa parecía haber pasado a manos de Ucrania con una actitud estratégica operacional ofensiva, cuyo ejército podría así preparar la contraofensiva de cara al verano. Pero 2023 no ha provocado grandes cambios en el frente. Además, el año se había abierto con la conquista de Soledar primero y Bakhmut, luego, del lado ruso.

Hoy existen diversas circunstancias que han alimentado fuertes dudas sobre la capacidad real de Kiev para continuar librando la guerra. Además, hace unos días, un artículo del Washington Post subrayó cómo los planes ucranianos para la contraofensiva fracasaron pocas horas después de que comenzaran los ataques. A esto hay que sumar las desavenencias y conflictos internos en Kiev que surgieron sobre todo entre los dirigentes políticos y militares.

Sin embargo, un avance ucraniano fallido no fue seguido por un avance “contundente” ruso. Las fuerzas de Moscú atacaron de nuevo, como en el caso del frente de Adviivka, pero sin ganar mucho terreno. La impresión es que, al menos por el momento, ninguno de los dos bandos en el campo está en condiciones de implementar cambios importantes. En otras palabras, la guerra puede haber entrado en una fase de estancamiento caracterizada por fuertes fricciones entre los dos ejércitos a lo largo de los frentes.

Después de casi dos años de guerra irrestricta agotadora, con una contraofensiva fallida a pesar de largos meses de preparación y miles de millones de dólares gastados por los aliados occidentales, están surgiendo peligrosas divisiones en la capital ucraniana y la desilusión es palpable.

Kiev se encuentra intentando desesperadamente llamar la atención de Estados Unidos y Europa, hoy centrada en el conflicto de Gaza y sus respectivos problemas internos, mientras un largo y duro invierno espera a las diezmadas tropas ucranianas, ahora reducidas a la defensiva en gran parte del larguísimo frente.

Que Occidente haya apartado la mirada de Ucrania no es una coincidencia. El conflicto destrozó la mayoría de las ilusiones estadounidenses y europeas.

La contraofensiva de primavera, luego aplazada hasta el verano, había sido descrita como una campaña potencialmente decisiva contra la ocupación rusa, que habría roto el corredor terrestre que une el Donbass con Crimea, amenazando incluso el control ruso de este último territorio. Después de mucha “pompa” fue lanzada en junio y esta contraofensiva sólo afectó marginalmente a la línea fortificada de defensas rusas, a costa de enormes pérdidas para los ucranianos.

OTRA FASE

El mes de diciembre se abrió con un mensaje muy importante del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky. Durante sus videos diarios en su canal Telegram, el jefe de Estado anunció el inicio de una nueva fase de la acción bélica de Kiev. En particular, se dio luz verde a la construcción de fortificaciones a lo largo de las principales líneas del frente. Incluso en la región de Zaporizhia, donde los ucranianos han concentrado muchos esfuerzos en los últimos meses para ganar terreno.

Por lo tanto, significa que el ejército ha pasado a una fase defensiva. Lo imperativo para estos meses de invierno es instalar un sistema de barreras y trincheras para consolidar posiciones. Como consecuencia, no debería haber nuevos ataques contra posiciones opuestas. La elección de Zelensky podría ser una consecuencia directa de lo ocurrido en Zaporizhia. Ahí es donde el avance ucraniano no salió como se esperaba.

Varios factores influyeron en la falta de ganancias territoriales netas de Ucrania. También en el periódico estadounidense, los analistas, entre otros, plantearon la hipótesis de la distancia entre los consejos dados por los funcionarios estadounidenses y las decisiones tomadas luego en Kiev

. En particular, el ejército de Washington habría presionado por una única dirección de avance para crear las condiciones para un avance en el frente. En cambio, los ucranianos optaron por atacar en tres direcciones. En cualquier caso, Zelensky ahora quiere evitar más pérdidas y solidificar el frente esperando quizás la próxima primavera. Cuando las condiciones meteorológicas mejoren, la posible operación de una nueva fuerza aérea ucraniana y la llegada de otros refuerzos, podrían llevar a planificar nuevos ataques.

La falta de éxitos en el campo de batalla y las enormes pérdidas de hombres y equipos, finalmente llevaron al comandante de las fuerzas armadas ucranianas, Valery Zaluzhny, a afirmar (en una entrevista con The Economist

, a principios de noviembre) que la guerra había entrado en una fase de estancamiento.

ENTRE DONETSK Y KUPIANSKE

El cambio en la estrategia ucraniana ha permitido al Kremlin tener un enfoque más relajado ante el conflicto. Así se vio, como señala el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), también en el discurso del presidente ruso Vladimir Putin del 14 de diciembre. En aquella ocasión, el líder del Kremlin mantuvo el tradicional encuentro con la prensa que también incluyó preguntas de los ciudadanos. En sus respuestas, Putin parecía menos reticente a hablar de guerra y, de hecho, estaba dispuesto a responder las preguntas más apremiantes relacionadas con el conflicto. Tras las reconquistas ucranianas a finales de 2022, las tensiones con Prigozhin y el intento de este último de marchar sobre Moscú, ahora el presidente ruso puede observar a los ucranianos pasar a la defensiva, esto es casi una victoria.

La estrategia de Moscú en este momento parece limitarse a una serie de ataques locales concentrados a lo largo de una línea del frente que va desde Kupiansk, en la región de Kharkiv, hasta Adviivka, al sur de Donetsk. Aquí los rusos intentaron avanzar, pero los ataques fueron repelidos. Sin embargo, en las últimas horas se registraron ganancias territoriales rusas. La impresión es que, conscientes de no poder atravesar el frente, los rusos están intentando la táctica de una lenta pero constante erosión del territorio en detrimento de Kiev. Una manera de mantener bajo presión al ejército contrario y poder lograr avances lentos.

George Beebe, experto en estrategia del Quincy Institute, argumenta y sostiene que quienes piensan que la guerra se encuentra ahora en un punto muerto a largo plazo están cometiendo un grave error: “Ven que el frente no se ha movido significativamente a lo largo de este año y concluyen que los dos bandos están en un punto muerto”. Pero no es así. (Ver https://responsiblestatecraft.org/ukraine-war-stalemate-2666354627/)

Porque otros factores a considerar pintan un panorama diferente: “Ucrania se está quedando sin sus suministros -bastante limitados- de hombres, armas y municiones, y Occidente no puede proporcionarle lo que necesita. Esta no es una fórmula para un punto muerto, sino para un colapso o una capitulación final de Ucrania”.

Además, según Daniel Davis, experto militar del grupo de expertos del think tank Defense Priorities y coronel retirado del ejército de EE. UU “El tiempo sigue jugando en contra de Kiev. Incluso si Biden obtuviera todos los 60 mil millones de dólares que pidió al Congreso para Ucrania, sería significativamente menos que el año pasado”

¿INCAPACES DE AVANZAR?

La dinámica general del conflicto, más de 18 meses después de su inicio, parece, por tanto, más clara. Después de los avances rusos iniciales en el sur y el este de Ucrania, Moscú ha tenido mucho tiempo para solidificar sus defensas durante el último año. La creación de un vasto sistema de fortificaciones desde el Dnieper hasta Donetsk representó el elemento decisivo que permitió a los rusos bloquear el avance ucraniano intentado el verano pasado. Kiev, por su parte, tras haber frenado los avances rusos a principios de 2022 y haber podido recuperar varios territorios en Járkov y Jersón, ha logrado organizar sistemas defensivos a este lado de las líneas del frente este y sur.

Hoy, el resultado es que ambos ejércitos no logran abrirse paso. Hemos llegado ahora a una fase de estancamiento del frente (en lo operacional), que probablemente se prolongará durante algún tiempo. Es difícil decir si ese estancamiento conducirá al inicio de contactos políticos serios entre las partes

. También porque, a juzgar por la ayuda occidental que llega a Ucrania y por los movimientos del aparato de defensa ruso, tanto Kiev como Moscú se están preparando para una guerra bastante larga.

 

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días