Compartir

66 vistas

En la tercera estación del Viacrucis … Jesús cargando la Cruz, cae por primera vez.

Éste es el primer tropiezo en su camino al Calvario; es como reflejar los tropiezos del hombre, que son infinitas caídas, y todo, por hacerle más caso al yo, que a Él.

En el hombre, continuamente, la soberbia, avaricia, ambición, envidia, la lujuria, etc. nos arrastran a pecar, ya sea contra Dios, contra nosotros mismos o las más de las veces contra el prójimo … ¡Dios nos libre de pecar contra el Espíritu! … pues estos pecados, dice la Escritura, no se pueden perdonar.

Recordemos que primer mandamiento de la Ley de Dios … Amarás a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo … pero, el hombre tropieza a cada paso que da, y nuestros pecados se clavan en el prójimo. Es por esto que Jesús, en la tercera estación, cae por primera vez … Imagina esto multiplicado por las infinitas veces que tropieza la humanidad … ¡Sólo un Dios aguanta tanto!

Este Viernes Santo … ¡ama a tu prójimo! … para que, el tropiezo de Jesús en su ruta al Calvario sea más ligera.

La Virgen María, ya apuñalada por los acontecimientos, le sigue con la mirada y quisiera ser Ella la que cargue la Cruz de su Dios e Hijo, que tropieza por primera vez.

¡Señor ayúdame a controlar mi orgullo y soberbia, para que tu ruta esté pavimentada y no hagan daño a tus divinos pies y a la dolorosa llaga de tu hombro!

Laus Deo.

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días