Compartir

253 vistas

Por el P. José A. Marcone, IVE
1. La noticia
El diario digital “La Gaceta”, de España, publicó un artículo que
lleva por título “El jesuita que dirige a Joe Biden”1
. El sacerdote católico al
cual se refiere el periodista es el P. Leo Jeremiah O’Donovan, de la
Compañía de Jesús, es decir, jesuita. Si bien el articulista no dice que dicho
sacerdote sea el director espiritual de Joe Biden, sí dice textualmente: “El
sacerdote es lo más parecido a un director espiritual para el líder demócrata”.
Esto es lo que el articulista quiere insinuar con su título.
El artículo presenta a Joe Biden como católico. Dice textualmente:
“Es el segundo católico que resida en la Casa Blanca, después de John
Fitzgerald Kennedy”2
. Incluso, enumera las iglesias católicas a las que Joe
Biden va a Misa. Las dos iglesias católicas a las que concurría mientras fue
Vicepresidente pertenecían a los jesuitas.
Es claro que la estrategia de los medios de comunicación es presentar
a Joe Biden como un católico practicante. Así, por ejemplo, los medios
reportaron que Joe Biden, antes de asumir como Presidente de los EEUU, el
día 20 de enero de 2021, concurrió a Misa en la Catedral St. Matthew the
Apostle, en Washington, DC. En este caso, incluso, concurrió acompañado
“por los cuatro líderes del Congreso”3
.

1 BELTRÁN, JOSÉ, El jesuita que dirige a Joe Biden, en DIARIO DIGITAL “LA GACETA”,
España, 17 de enero de 2021; link:
https://www.larazon.es/gente/20210116/zpbppzhq2fcpnalikgvoenmpse.html. El artículo,
como puede verse, lleva firma. Además, “La Gaceta”, de España, es un diario cuyos
directores se hacen responsables de las informaciones que presentan. Por otro lado, he
chequeado la noticia en otros medios y todos los datos son coincidentes. Todo lo que esté
entre comillas es textual del artículo.
2 La comparación con John Kennedy mira a aquilatar la supuesta ‘catolicidad’ de Joe Biden,
comparándola con la de un verdadero y gran católico como efectivamente lo fue John
Kennedy.
3 LA NACIÓN, Asunción de Joe Biden, en vivo: el minuto a minuto de la nueva presidencia
en Estados Unidos, 20 de enero de 2021, 13:30 hs.
El artículo define al P. O’Donovan, como una ‘celebrity’. Dice
textualmente: “El P. Leo es toda una ‘celebrity’ en Norteamérica (…) lo que
le llevó a codearse tanto con Presidentes como con líderes empresariales”.
Y narra: “De la mano del que fuera presidente de Disney, Michael
Eisner, padre de uno de sus alumnos, el P. O’Donovan aceptó formar parte
de la junta directiva de la multinacional precisamente en el momento en que
las críticas de diferentes grupos cristianos arreciaban en su contra por haber
producido películas como «Priest», con un sacerdote homosexual como
protagonista, o la propia «Pocahontas», a la que grupos ultracatólicos
acusaban de promover el paganismo y la New Age.
“También se inició un boicot porque la empresa amplió los
beneficios familiares a los empleados a las parejas gay”.
Según el artículo, el P. O’Donovan “define al nuevo presidente como
«un católico profundamente fiel y muy creyente»”. Y cuenta que el P.
O’Donovan, en los años 90, cuando era rector de la Universidad de
Georgetown, invitó a Joe Biden “a dar una conferencia sobre cómo ser
católico en la vida pública”.
Además, el autor del artículo pone en boca del P. O’Donovan las
siguientes palabras referidas a Joe Biden: “«No estoy seguro de cómo es de
consciente de cuánto encarna el Concilio Vaticano II, pero la encíclica
‘Gaudium et Spes’ habla del nacimiento de un nuevo humanismo en el que
las personas se definen por sus responsabilidades para con sus hermanos y
hermanas. Y ése es Joe Biden»”. El autor del artículo dice que, con este
juicio acerca de Joe Biden, el P. O’Donovan lo que quiere es expresar “cómo
el líder demócrata puede encarnar la Doctrina Social de la Iglesia en los
próximos cuatro años”. El autor del artículo dice que esta opinión del P.
O’Donovan sobre Joe Biden no es compartida cien por ciento por los obispos
norteamericanos, a causa de la “postura ambigua ante el aborto” de Joe
Biden.
En el artículo se cuenta, también, que Joe Biden participó de “una
campaña virtual de recaudación de fondos para el Servicio Jesuita a
Refugiados, que dirige el sacerdote” y que escribió el Prólogo de un libro
escrito por el P. O’Donovan4
.
2. La realidad
La realidad, a pesar de las afirmaciones del P. O’Donovan y del
mismo Joe Biden, es que éste último no es católico, dado que es una persona
que está explícitamente a favor del aborto. El Concilio Vaticano II define al
aborto como un “crimen abominable” (Gaudium et Spes, nº 51) y mal puede
ser un modelo de cumplimiento del Concilio Vaticano II, como dice el P.
O’Donovan, quien contradice una de las afirmaciones más urgentes y
acuciantes de dicho Concilio. Joe Biden fue vicepresidente de uno de los
presidentes de EEUU que más promovió el aborto: Barack Obama. Y tiene
ahora como vicepresidente a una confesa partidaria del aborto hasta el
noveno mes de embarazo: Kamala Harris. Se podría escribir mucho acerca
de los diferentes modos en que Joe Biden promovió y promueve el aborto,
pero, para el alcance del presente artículo, basten estos datos.
3. La explicación
¿Cómo es posible que un sacerdote católico presente como modelo
de católico a un estadista que promueve con todas sus fuerzas y eficazmente
el aborto? ¿Cómo hemos llegado a esta ‘confusión infernal’, como me dijo
una persona comentándome esta noticia? He aquí la explicación5
.
Dice el P. Meinvielle que el mundo moderno o la civilización
moderna se ha ido desarrollando y ha ido construyendo un mundo contra
Dios y contra el hombre. El mundo moderno está edificando, dice
textualmente el P. Meinvielle, “una ciudad tecnocrática que ha de adorar a
Satán. Una Tecnocracia y una Satanocracia”6
. Luego explica que para poder
completar su obra de construir una sociedad satanocrática, el Mundo tiene
un obstáculo: la Iglesia Católica. Y el Mundo moderno sabe perfectamente
que no puede vencer a la verdadera Iglesia Católica, porque se va a estrellar

4 Se trata del libro “Benditos sean los refugiados: Las Bienaventuranzas de los niños
inmigrantes”, escrito por el P. O’Donovan en el año 2018.
5 Para esto nos serviremos de los profundos análisis que hace el P. Julio Meinvielle en su
fundamental libro “La Iglesia y el mundo moderno”: MEINVIELLE, JULIO, La Iglesia y el
mundo moderno, Ediciones Theoria, Buenos Aires, 1966.
6 MEINVIELLE, JULIO, La Iglesia y el mundo moderno…, p. 107.
contra ella y no prevalecerá. Por eso, su nueva estrategia es no oponerse
frontalmente a ella sino utilizarla e instrumentalizarla para sus propios fines.
Dice textualmente el P. Meinvielle: “El proceso histórico que se
desarrolla entre Iglesia y Mundo lleva el camino de constituir el Mundo en
una totalidad profano-religiosa de Satanás —una Satanocracia—, que busca
dominar a la Iglesia misma y ponerla a su servicio en la edificación de esta
Satanocracia.
“(…) En este libro he mostrado cómo todo nos lleva a un Mundo
entregado al Príncipe de este mundo, Satanás. Al constituirse este mundo en
una totalidad y encontrarse impotente para suprimir y aniquilar a la Iglesia
—la que, en virtud de las divinas promesas, es indefectible—, tiende a
absorberla y a utilizarla en sus propios fines. (…). Para cumplir esta tarea de
utilización de la Iglesia, el Mundo, con su Revolución Anticristiana, trata de
penetrar dentro de la Iglesia” (p. 163)
7
.
Y sigue diciendo el P. Meinvielle: “Para mantener sus probabilidades
de penetración, le es necesario al error entrar y caminar dentro de la Iglesia;
debe insertarse en ella. Y para esto, valerse de artimañas, deslizarse,
arrastrarse, envolverse, pervirtiendo insensiblemente el gusto de la verdad,
levantando contra el magisterio una oposición oculta utilizando propagandas
laterales heterodoxas, aderezando la historia de modo de hacerla rendir
testimonio en su favor”8
.
En esto juega un papel fundamental el así llamado ‘progresismo
cristiano’: “El ‘progresismo cristiano’ consiste precisamente en eso, en la
utilización de la ‘doctrina’ y de la ‘santidad’ de la Iglesia para la
construcción de la Ciudad de Satán”9
.
De manera que, el Mundo, para poder utilizar e instrumentalizar a la
Iglesia Católica en la construcción de una sociedad satanocrática busca
infiltrarse dentro de ella y, sin ejercer violencia sobre ella, busca
desnaturalizarla en sus verdades, en su conducta y en todos sus elementos

7 MEINVIELLE, JULIO, La Iglesia y el mundo moderno…, p. 163. Dice el P. Meinvielle en
otro lugar del libro: “Nosotros pensamos que existe la posibilidad de que la Iglesia, de
alguna manera, sea utilizada como factor de subversión para la edificación de la Ciudad
terrestre del Diablo” (p. 107 – 108).
8 MEINVIELLE, JULIO, La Iglesia y el mundo moderno…, p. 165.
9 MEINVIELLE, JULIO, La Iglesia y el mundo moderno…, p. 109.
constitutivos, haciéndole perder su esencia. Dicho con otras palabras, busca
crear una contra-iglesia dentro de la Única y Verdadera Iglesia Católica.
A esta contra-Iglesia que se desarrolla dentro de la Única y
Verdadera Iglesia Católica, el P. Meinvielle, en otro libro, la llama “la iglesia
de la publicidad”. Dice el P. Meinvielle: “No admite dificultad en admitir
que la Iglesia de la publicidad pueda ser ganada por el enemigo y convertirse
de Iglesia Católica en Iglesia gnóstica. Puede haber dos Iglesias, la una de la
publicidad, Iglesia magnificada en la propaganda, con obispos, sacerdotes y
teólogos publicitados (…); y otra, Iglesia del silencio (…) con algunos
sacerdotes, obispos y fieles que le sean adictos, esparcidos como ‘pusillus
grex’ (pequeño rebañito) por toda la tierra. Esta segunda sería la Iglesia de
las promesas, y no aquella primera, que pudiera defeccionar”10. “El
Mysterium Iniquitatis de que habla el Apóstol (2Tes 2,7), quizás haya de
entenderse, en su sentido pleno, precisamente de esta utilización para el
diablo de lo que podría, por efecto del órgano publicitario, considerarse
como Iglesia de Cristo”11
.
El P. Leonardo Castellani, otro gran pensador católico argentino,
piensa lo mismo que el P. Meinvielle, con la particularidad de que ubica el
advenimiento de esta contra-iglesia o ‘iglesia de la publicidad’ en los últimos
tiempos. El P. Castellani pone en boca de uno de sus personajes el siguiente
monólogo: “El mundo quiere unirse y actualmente el mundo no se puede
unir sino en una religión falsa. O bien las naciones se repliegan sobre sí
mismas en nacionalismos hostiles (…) o bien se reúnen nefastamente con la
pega de una religión nueva, un cristianismo falsificado; el cual naturalmente
odiará de muerte al auténtico. Solo la religión puede crear vínculos
supranacionales. (…) Esa falsa religión tenía delante San Juan cuando, en el
libro del Apocalipsis, describió la Bestia; y el carácter, el nombre, el signo
y el culto de la Bestia; o, en griego, de la Fiera”12
.
Y luego da su interpretación de la Gran Prostituta que se asienta
sobre la Bestia (Apoc 17,3-4): “La Mujer Ramera y Blasfema es la religión

10 MEINVIELLE, JULIO, De la Cábala al Progresismo, Buenos Aries, 1994, p. 363; la
primera edición de este libro es de 1970.
11 MEINVIELLE, JULIO, La Iglesia y el mundo moderno…, p. 108.
12 CASTELLANI, L., Los papeles de Benjamín Benavidez, Biblioteca Dictio, Buenos Aires,
1978, p. 292.
adulterada ya formulada en Pseudo Iglesia en los últimos tiempos,
prostituida a los Poderes de este mundo y asentada sobre la formidable
potencia política y tiránico imperio del Anticristo”13
.
4. La conclusión
Un sacerdote que forma parte del Directorio de Disney, precisamente
en el momento en que Disney produce una película en la que el protagonista
es un sacerdote homosexual, hace otra película promoviendo la New Age y
reconoce como verdaderas parejas a las parejas gay, es un sacerdote que se
inscribe de lleno en lo que, con Meinvielle y Castellani, nosotros llamamos
‘iglesia de la publicidad’ o ‘contra-iglesia’.
Un sacerdote que alaba a un presidente abortista de los EEUU como
ejemplo de estadista católico, es un representante conspicuo de la ‘pseudoiglesia’ o ‘falsa iglesia’.
Y, por supuesto, si dicho presidente abortista de los EEUU se dice
católico, se inscribe él también dentro de esta ‘iglesia de la propaganda’ o
‘iglesia gnóstica’.
Por estas razones, mi conclusión personal es que tanto Joe Biden
como el P. O’Donovan son representantes conspicuos de lo que hemos
descrito recién: la contra-iglesia, la pseudo-iglesia, la falsa-iglesia, iglesia de
la publicidad, iglesia de la propaganda, iglesia gnóstica, iglesia adúltera e,
incluso, Antiglesia, como también la llama el P. Castellani14. Si existe el
Anti-Cristo existirá también la Anti-Iglesia.
He aquí la explicación de cómo puede existir una confusión de este
tipo.
5. La enseñanza
Escribí este artículo para los verdaderos católicos, simples y de a pie.
De hecho, fue un católico simple y de a pie quien me hizo conocer el artículo
de “La Gaceta”, consultándome acerca de esta ‘confusión infernal’.

13 CASTELLANI, L., Los papeles…, p. 229.
14 CASTELLANI, L., Los papeles…, p. 51.
Por lo tanto, los católicos verdaderos deben desarrollar el órgano de
percepción y discernimiento para detectar a los miembros de la PseudoIglesia, de la Falsa-Iglesia. Les quiero dar algunos criterios simples para
descubrir a los miembros de la Pseudo-Iglesia.
1. No afirman con claridad la divinidad de Jesucristo, quien es
verdadero Dios y verdadero hombre, perfecto Dios y perfecto hombre.
2. Hablan mucho de esperanza pero siempre refiriéndose a una
esperanza intra-temporal, no a la esperanza de vida eterna. Ellos son
‘progresistas’, es decir, creen en el mito del ‘progreso indefinido’, que se
realizará, según ellos, aquí en la tierra y dentro del tiempo. No tienen fe en
la vida trascendente. Esta es una de las redes más insidiosas, donde muchos
católicos incautos quedan encandilados y atrapados en la belleza de la
palabra ‘esperanza’, pero no una esperanza de la vida eterna basada en la
gracia de Cristo, sino una esperanza que se cierra en este mundo y en este
tiempo.
3. Como se deduce del punto anterior, no creen en el fin del mundo
y en la segunda venida de Jesucristo.
4. Y muy importante: son alabados y presentados como grandes
personajes (‘celebrity’) por los medios de comunicación social.
Para descubrir, desenmascarar y hacer frente a la Pseudo Iglesia el
mejor medio es leer y estudiar el Catecismo de la Iglesia Católica, publicado
en 1993 por San Juan Pablo II. Ese es el mejor antídoto contra la herejía de
la ‘iglesia de la publicidad’, ‘contra-iglesia’ o ‘Antiglesia’.
Sin querer hacer ningún juicio acerca del tiempo en el cual se
efectuará la profecía de la Gran Prostituta asentada sobre la Bestia (Apoc
17,3-4); y sin querer afirmar de ninguna manera que Joe Biden sea la Bestia
y que el P. O’Donovan sea la Gran Prostituta, sin embargo, dejando bien en
claro lo que acabo de decir, pienso que el P. O’Donovan asentado sobre la
fama, el dinero y el poder de Joe Biden configuran ambos una clara y
tremenda metáfora de la Gran Prostituta asentada sobre la Bestia.
25 de enero de 2021
Fiesta de la conversión de San Pablo

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días