Compartir

110 vistas

Como ya lo hemos adelantado en La Prensa, la ofensiva ucraniana de verano ha fracasado de facto: el avance exitoso alrededor de Robotyne es sólo una fracción de lo que se imaginó en Kiev y en otras partes de Occidente.
Al mismo tiempo, los rusos continúan ejerciendo presión en el este, y están sufriendo pérdidas en su gran ataque a la ciudad de Avdiivka, que ha estado en la línea de contacto desde 2014 y ahora es la línea del frente.
“Rusia está tratando de desgastar lentamente a los ucranianos”, escuchamos el lunes pasado en una emisora alemana, la NTV. “El resultado de la ofensiva rusa son las primeras conquistas territoriales lentas en el noroeste de Avdiivka, en dirección a Stepove y en el suroeste en dirección a Sieverne”, en el frente y cerca de Avdiivka.
Según refiere el coronel del ejército federal Austriaco M. Reisner, las fuerzas ofensivas blindadas de Moscú son el “blanco perfecto para sistemas de armas aire-tierra o misiles tipo Atacms con ojivas de racimo”. Los ucranianos atacarían las áreas de preparación de esta manera, pero los ataques “no fueron lo suficientemente masivos como para romper el impulso ofensivo de los rusos”. Pero ese debe ser exactamente el objetivo de los ucranianos.
De acuerdo con nuestros análisis observamos que, en general, los ucranianos en este momento están siendo empujados a la defensiva, porque el ejército ruso ahora vuelve a utilizar sus propios aviones de combate de manera mucho más agresiva, pero al mismo tiempo ha desplegado más defensa aérea hacia el frente. Por lo tanto, Ucrania se ve obligada a proteger los preciosos aviones de combate que le quedan.
Además, los ataques rusos intentan obligar a Ucrania a utilizar sus reservas, como ya ocurrió en otros lugares como Avdiivka. “Ya lo hicieron el invierno pasado”, afirma Reisner.

LOS DRONES EN AUMENTO
Al mismo tiempo, Rusia utiliza cada vez más los drones kamikazes y también los de municiones de precisión del tipo “Krasnopol”, lo que supone un “gran desafío” para las fuerzas armadas ucranianas. Los drones pueden detectar cada movimiento en el campo de batalla.
El uso de la artillería, por el contrario, ha disminuido, probablemente también debido al enorme desgaste de los cañones de las armas y al contraataque selectivo de los ucranianos. Además, se hace un uso intensivo de sistemas de interferencia electromagnética para obstaculizar las comunicaciones y los drones ucranianos.
Asimismo, en recientes declaraciones a diversos medios occidentales, el comandante de las fuerzas ucranianas admitió que Rusia tiene la ventaja, Valery Zaluzhny ha dicho a The Economist que el conflicto ha llegado a un punto muerto, al estilo de la Primera Guerra Mundial, pero Moscú tiene cifras superiores.
Y por otra parte escuchamos que: “Las naciones occidentales están “cambiando de tono” respecto de derrotar a Rusia”, según Vladimir Putin. “Cuanto más fuerte sea la nación, menos intentarán dañarla sus enemigos”, afirmó el presidente ruso.
Rusia desató el viernes pasado su mayor ataque con aviones no tripulados contra Ucrania al enviar alrededor de 40 drones kamikazes y un misil de crucero, mientras que el ejército ucraniano afirmó haber derribado hasta la mitad de dichos drones e interceptado el misil entrante. Se dice que los sistemas antiaéreos ucranianos están activos en diez regiones, incluida la parte occidental de Lviv, que está lejos de las líneas del frente de combate en el este y el sur.
El New York Times documentó: “Los datos militares ucranianos muestran que Rusia ha aumentado recientemente sus ataques con drones contra Ucrania, apuntando a casi 650 drones Shahed de fabricación iraní en los últimos dos meses, en comparación con los aproximadamente 450 de julio y agosto”.

ATAQUES INVERNALES
De acuerdo con nuestras estimaciones, se espera que el próximo invierno Rusia vuelva a atacar la infraestructura crítica (civil y militar) de Ucrania con misiles de crucero y drones kamikazes. Es de destacar que, según el New York Times, la producción rusa de misiles de crucero ya ha superado el ritmo de antes de la guerra.
En esa línea, es necesario que Occidente suministre sistemas antiaéreos adicionales y, sobre todo, municiones. Por lo tanto, la decisión alemana de suministrar otro sistema IRIS-T correría en esa dirección ya que: “Ayudará a proteger la profundidad estratégica de Ucrania”, según los expertos.

CONCLUSIONES
Ambos bandos han empleado masivamente una amplia gama de drones en el campo de combate, desde los más baratos hasta los más sofisticados. Este tipo de armamento es hoy fundamental en los conflictos modernos y también fue estudiado por Hamás para su ataque del 7 de octubre. En una fase inicial Kiev había obtenido una ventaja en este campo, pero en el tiempo transcurrido Moscú pudo recuperar terreno infligiendo grandes pérdidas a las fuerzas enemigas.
La contribución de Zala Aero, fabricante del Lancet, habría sido decisiva, ya que en julio anunció que había ampliado el alcance de su avión de 25 a 40 millas. El dron, relativamente barato y construido en Rusia con componentes procedentes en parte del extranjero (algunos incluso fabricados en los Estados Unidos), recibió su bautismo de fuego en Siria y fue definido como “de particular importancia” en un documento ucraniano que circuló incluso entre los aliados occidentales. Kiev no puede contar con un arma equivalente producida a gran escala y no dispone de armas eficaces capaces de neutralizar el Lancet, que causó daños importantes a los tanques Leopard y Challenger.

PERSPECTIVA SOMBRÍA
Según el Coronel Reisner: “Actualmente nos enfrentamos a una situación muy grave (refiriéndose a Ucrania y sus aliados). No es seguro que Ucrania vaya a poder luchar contra esto”.

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días