Compartir

41 vistas

La guerra más grande de Europa, desde 1945 hasta hoy, parece hacer retroceder un siglo las ciencias estratégicas. Más precisamente a la época de las difíciles maniobras en el Frente Occidental, durante la Primera Guerra Mundial.
Paradoja de paradojas: en el frente oriental, incluida Ucrania, la Gran Guerra entre las potencias centrales, Austria-Hungría y Alemania, por un lado, y el Imperio ruso, por el otro, fue durante mucho tiempo un conflicto de maniobra, dados los grandes espacios disponibles, los reveses del frente y, a partir de 1917, el colapso del sistema zarista que abrió praderas de avance a Berlín y Viena. Una guerra más dinámica y cinética que la agotadora de Occidente, que acabó con el goteo de hombres y equipos. Pues bien, el escenario ruso-ucraniano parece presentarse como una variante del Karst, el Marne y el Somme, pero en la época de los drones y la artillería con misiles.
En esta Tercera Guerra Mundial por partes, la maniobra de las fuerzas rusas al comienzo de la invasión se vio obstaculizada por la artillería móvil, los lanzacohetes maniobrables, las posiciones fijas y las trincheras ucranianas. Sin embargo, las diversas contraofensivas de Kiev, tras un éxito inicial en septiembre de 2022, se están agotando sin grandes resultados tras el atrincheramiento ruso y las posiciones creadas en respuesta a la consolidación del ejército ucraniano. “En imágenes que recuerdan a batallas de hace más de un siglo, los soldados están agazapados en defensas de terraplén, rodeados por un terreno bombardeado en un paisaje lunar”, escribe el Washington Post. En lugar de Mons, Verdún e Ypres, ahora están Severodonetsk, Bakhmut y Zaporizhzhia.
La maniobra ucraniana de verano había sido presentada, especialmente por los “halcones” más beligerantes de Kiev, con un tono propagandístico muy alejado de la realidad sobre el terreno. Se exaltó el papel decisivo de las fuerzas de maniobra, de los tanques occidentales como el Leopard, y de la posibilidad de una ofensiva relámpago hasta el Mar Negro y Crimea. “Como se ha informado ampliamente, la campaña ha progresado lentamente, con las nuevas divisiones mecanizadas de Ucrania, armadas por Occidente, empantanadas por capas de defensas rusas, incluidos vastos campos minados, barreras de hormigón con forma de “dientes de dragón”, zanjas antitanques y alambre de púas”, escribió el Washington Post.
La élite rusa encabezada por Vladimir Putin ha tomado conciencia, a lo largo de los meses, de la imposibilidad de una victoria decisiva en el terreno a corto plazo contra un enemigo muy motivado y bien armado y ha aceptado una nueva regla de enfrentamiento. Pasó de las maniobras al desgaste. Bakhmut, un horno que engulló una cantidad exorbitante de hombres y vehículos, con decenas de miles de muertos y heridos y un número incalculable de bienes destruidos hasta la fecha, fue el emblema de ello. Por un lado, representó la lápida de la pretensión de Rusia de traer a Ucrania el equivalente de las guerras estadounidenses en el Medio Oriente, basadas en el dominio total del terreno; por otro, empujó a Kiev a ponerse al día, trayendo también la contraofensiva en este frente, en la que se amortigua la capacidad occidental de apoyar a Kiev con envíos masivos de armamento y se desarrolla un doble desgaste. Por un lado, el de los ejércitos en campaña. Por el otro, la guerra de desgaste entre el sistema industrial ruso reconvertido a la economía de guerra, con la consiguiente caída del consumo interno, y el occidental.
La doble señal de un conflicto que estratégicamente ya no tiene mucho que decir y ahora se basa en la tensión del desgaste. Hace meses, Edward Luttwak en el sitio Unherd habló del fracaso del mito, tanto ruso como occidental, de ganar guerras sólo con medios “postcinéticos”, desde la cibernética hasta las sanciones, prefigurando un largo conflicto de desgaste.

GUERRA DE DESGASTE
Recientemente, el experto estadounidense en estudios estratégicos confirmó su tesis en un extenso análisis en el que subrayó que la longitud del frente atrincherado por los rusos era una limitación: mil kilómetros, trescientos más que el occidental de la Gran Guerra.
El riesgo de guerras de desgaste es tanto militar como político y se manifiesta en el hecho de que, mientras los frentes se mantengan, las potencias en juego se ven incentivadas a “tensar la cuerda” con la esperanza de que el contendiente sea aquel a quien se le rompa la mano. La guerra de desgaste, sin voluntad política para encontrar una ruta de escape, es dañina y amenazadora.
Pero precisamente la constatación de un punto muerto y la imposibilidad de una prevalencia militar por parte de un lado sobre el otro es lo que, tarde o temprano, puede desbloquear la posibilidad de negociación en una guerra.
Lo que esperan los mediadores más razonables para Ucrania, empezando por Matteo María Zuppi, enviado especial del Papa Francisco, es que Rusia y Ucrania comprendan la necesidad de estas medidas lo antes posible.
Un funcionario de la administración Biden dice que a Ucrania le quedan entre seis y siete semanas de combate antes de que culmine su ofensiva. Hay desacuerdos privados sobre cuánto progreso se puede lograr en ese tiempo. Algunos consideran que es poco probable que el ejército de Ucrania, después de haber desplegado la mayoría de sus reservas antes de romper la segunda línea y haber sufrido numerosas bajas al intentar romperla, llegue muy lejos. “Si nos fijamos en el campo de batalla dentro de cinco años, podría parecer muy similar”, dice un alto funcionario de inteligencia estadounidense, enfatizando que la calidad de las fuerzas rusas y ucranianas está disminuyendo con el tiempo (9 de septiembre de 2023, Washington DC).
De acuerdo a nuestras fuentes, Rusia está reuniendo misiles para lanzar nuevos ataques contra la infraestructura energética de Ucrania este invierno. Los drones podrían entonces volverse más importantes para ambas partes en conflicto.
En la guerra de Ucrania, Kiev utilizó los drones desde el principio. Lo que comenzó como una especie de solución de emergencia en vista de las inicialmente vacilantes entregas de armas por parte de Occidente ahora se ha establecido como un pilar de las tácticas militares de Ucrania. Mientras tanto, Rusia aparentemente está acumulando misiles de crucero para el invierno con el fin de atacar una vez más la infraestructura energética ucraniana y así aterrorizar a la población civil. Los misiles no tripulados también podrían desempeñar un papel importante para Moscú en el llamado ‘período de barro’.

SOLUCIONES SIMPLES
El ingenio de Ucrania es parte de su estrategia para el éxito. Kiev ha sorprendido repetidamente a Occidente con soluciones simples y rentables a problemas complejos, ya sean bombas fabricadas con una impresora 3D, detección de minas mediante cámaras termográficas o drones para ataque, defensa y reconocimiento. Un ejército de drones debería proteger los cielos de Ucrania en el futuro, dijo el año pasado el viceministro ucraniano para la Transformación Digital, Alex Bornyakov. “Este es uno de los grandes proyectos en los que nos centramos ahora”, continuó Bornyakov.
Kiev cuenta ahora con misiles de crucero Storm Shadow y Scalp-EG, sistemas antiaéreos como el IRIS-T, tanques Leopard y muchas otras armas modernas. Pero los drones siguen siendo importantes, y no sólo para el reconocimiento: recientemente, un ataque con drones y misiles logró destruir un sistema de defensa aérea ruso en Crimea. Especialmente en invierno, los objetos voladores no tripulados podrían volverse aún más importantes para ambas partes en conflicto.
Aparentemente los ataques rusos a la infraestructura energética están planeados en invierno, el último Rusia atacó la infraestructura crítica de energía, logística y de apoyo. Según información de inteligencia del Ministerio de Defensa británico, Rusia está intentando actualmente acumular una “reserva importante” de misiles de crucero lanzados desde el aire para poder lanzar de nuevo ataques masivos contra la infraestructura de Ucrania en la próxima temporada de frío. “Existe una posibilidad realista de que Rusia vuelva a utilizar estas armas contra objetivos de infraestructura ucranianos durante el invierno”, dijo el ministerio británico.
Además, creemos que Rusia podría intentar primero saturar la defensa aérea ucraniana con drones y luego enviar misiles de crucero, afirmó Markus Reisner, oficial de las fuerzas armadas austriacas, en una entrevista con T-online. El ex general de la OTAN Erhard Bühler considera que Ucrania está bien preparada para futuros ataques a sus infraestructuras; los preparativos son “muy intensivos y también con el apoyo de la Unión Europea”.
Este fue también el tema de las discusiones que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, mantuvo recientemente en Kiev, subrayó el viernes el experto militar en su podcast ‘¿Qué hacer, general?’.
El propio gobierno ucraniano había declarado que no se esperarían los daños del año anterior por ataques a la infraestructura, también debido a una defensa aérea ahora más fuerte.
Mientras tanto, el Jefe de Estado Mayor de Estados Unidos, Mark Milley, dijo la semana pasada sobre la actual situación de contraofensiva en la guerra de Ucrania que “todavía hay un período de tiempo razonable, probablemente de 30 a 45 días” antes de que comience el período turbio. Sabemos que ya no se pueden utilizar equipos pesados ni vehículos con ruedas, explicó Markus Reisner a T-online. “Eso no significa que los ataques se detengan por completo, pero hay que actuar con pequeños escuadrones y las condiciones climáticas son cada vez más difíciles”. El experto militar cree que entonces los drones desempeñarían un papel aún mayor.
Durante este periodo de más de un año y medio hemos observado que cada vez que el conflicto pasa de una guerra móvil a una guerra estacionaria, inmediatamente comienzan a surgir enjambres enteros de drones que comienzan a realizar reconocimientos y dispararse entre sí.
En las últimas semanas, funcionarios estadounidenses han criticado en privado a los comandantes ucranianos por su estrategia militar, en particular por su decisión de desplegar unidades experimentadas en el este, alrededor de Bakhmut, en lugar de hacerlo en el eje clave en el sur. El señor Maul tiene más tacto. “Está abierto al debate si los ucranianos han desplegado el tipo de tácticas que uno esperaría que hubieran logrado avances más agresivos en menos tiempo”, ofrece. Más importantes son dos variables críticas: las reservas de municiones de Ucrania, vitales para sostener los bombardeos de artillería que permiten el progreso, y el clima, que se vuelve más húmedo en otoño (9 de septiembre de 2023, Wahsington DC).
El tema del ‘período de barro’ proviene en parte de imágenes de la Segunda Guerra Mundial, dijo el ex general de la OTAN Bühler, comentando el debate público sobre la importancia del invierno para la guerra en Ucrania. “Hoy en día, la capacidad todoterreno de los vehículos de combate modernos es completamente diferente”, afirma Bühler.
El ex miembro de la OTAN también admitió que las condiciones ambientales siempre influyen. Pero “el sur de Ucrania no es Siberia”. Además, tanto Rusia como Ucrania ciertamente han aprendido de los últimos tres inviernos de guerra. Operativamente, el ex general continuó adaptándose operativamente a la amenaza y la situación ambiental.

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días