Compartir

263 vistas

Ucrania: fin de la ilusión occidental

Kiev se está quedando sin sus limitados suministros de hombres, armas y municiones, y Occidente no puede proporcionarle lo que necesita. Para estadounidenses y europeos es un despertar duro, pero inevitable.

Después de casi dos años de guerra “Sin Restricciones” (1) agotadora, con una contraofensiva fallida a pesar de largos meses de preparación y miles de millones de dólares gastados por los aliados occidentales, están surgiendo peligrosas divisiones en la capital ucraniana y la desilusión es palpable.

Kiev se encuentra intentando desesperadamente atraer la atención de Estados Unidos y Europa, centrada en el conflicto de Gaza y sus respectivos problemas internos, mientras un largo y duro invierno espera a las diezmadas tropas ucranianas, ahora reducidas a la defensiva en gran parte del larguísimo frente.

Que Occidente haya apartado la mirada de Ucrania no es una coincidencia. El conflicto destrozó la mayoría de las ilusiones estadounidenses y europeas. Empezando por poder replicar las contraofensivas engañosamente victoriosas que hace poco más de un año habían permitido a Kiev recuperar territorios, Járkov en el este y en Kherson, en el sur del país.

La “contraofensiva de primavera”, luego aplazada hasta el verano, había sido descrita como una campaña potencialmente decisiva contra la ocupación rusa, que habría roto el corredor terrestre que une el Donbass con Crimea, amenazando incluso el control ruso de este último territorio. Pero esto no sucedió.

Lanzada en junio, esta contraofensiva sólo afectó marginalmente a la línea fortificada de defensas rusas, a costa de pérdidas para los ucranianos. Otra predicción hecha realidad para aquellos pocos en Occidente que habían pedido una solución negociada a la crisis, habiendo previsto correctamente que la guerra tendría un coste significativo para Ucrania, un costo más pesado.

Habían advertido sobre los enormes costos económicos del conflicto, que de hecho provocó el colapso del PIB ucraniano del 30% ya en el primer año de guerra. Ucrania ha sobrevivido sólo gracias a subvenciones y préstamos occidentales, que han dejado al país enormemente endeudado y presa fácil del gran capital neoliberal y los poderes internacionales del dinero (algo de esto sabemos por estas Pampas…)

Los pocos partidarios de la diplomacia y algunos expertos militares habían subrayado que una victoria ucraniana era extremadamente improbable, dado el desequilibrio de fuerzas entre los dos países. Habían advertido que Ucrania pagaría un precio muy alto, sólo para verse obligada a negociar un acuerdo con Moscú en condiciones más desfavorables que las iniciales.

Estas voces aisladas fueron invariablemente atacadas, acusadas de traición, acusadas de propaganda prorrusa, la imposición de la Niebla de la Guerra y un discurso único y unificado fue la norma (incluso en la Argentina). Se decía que Ucrania ganaría.

DERROTA A MOSCU EN EL CAMPO DE BATALLA

No sólo eso. Las posibilidades de negociación fueron saboteadas activa e intencionalmente en los primeros meses del conflicto, particularmente por parte de británicos y estadounidenses, como lo ha demostrado indiscutiblemente un creciente conjunto de pruebas y testimonios. Desde esta columna hemos denunciado el modus operandi de Gran Bretaña, al igual que impidió y boicoteó la posibilidad de un alto el fuego negociado por Perú durante la Guerra de Malvinas.

La última confirmación de que en marzo de 2022 se había alcanzado un acuerdo de principio entre Moscú y Kiev, que fue torpedeado en primer lugar por el primer ministro británico, Boris Johnson, proviene de las recientes admisiones del asesor del presidente ucraniano Zelensky, David Arakhamia.

Kiev podría y debería apuntar a una victoria militar, dijeron Londres y Washington, que comenzaron a enviar cantidades masivas de armas modernas a Ucrania. Derrotar a Moscú en el campo de batalla. Sangre y más sangre ucraniana y rusa.

No fue hasta después de la ofensiva ucraniana en Kharkiv y Kherson, y después del ataque al puente de Kerch que conecta Crimea con Rusia, en octubre de 2022, que Moscú comenzó a destruir la infraestructura ucraniana, empezando por la red eléctrica.

Y fue en los meses siguientes cuando Kiev empezó a perder cientos de soldados al día en la desastrosa batalla de Bajmut. A pesar de una contraofensiva ucraniana posterior este verano, en general Rusia ha conquistado más territorio en 2023 que las fuerzas de Kiev.

¿HACIA LA CAPITULACION?

La falta de éxitos en el campo de batalla y las enormes pérdidas de hombres y equipos finalmente llevaron al comandante de las fuerzas armadas ucranianas, Valery Zaluzhny, a afirmar (en una entrevista con The Economist, a principios de noviembre) que la guerra había entrado en una fase estancada.

Pero algunos expertos militares occidentales han llegado (inusualmente) a hacer predicciones aún más negativas. Según Michael Kofman (miembro senior de Carnegie Endowment), hoy no hay “un punto muerto duradero sobre el terreno”, porque “no hay una paridad clara” entre las dos partes.

De cara al futuro, Kofman predice que para 2024 Rusia tendrá una ventaja concreta, aunque no decisiva, en municiones de artillería y en la producción de drones de largo alcance y misiles de crucero. También espera que los ataques rusos a la infraestructura estratégica ucraniana sean más intensos este invierno que el pasado.

Pero otras métricas pintan un panorama diferente: “Ucrania se está quedando sin sus suministros bastante limitados de hombres, armas y municiones, y Occidente no puede proporcionarle lo que necesita. Esta no es una fórmula para un punto muerto, sino para un colapso o una capitulación final de Ucrania”.

DERROTA INDUSTRIAL

Además, Washington entregó a Kiev todo el material bélico sobrante que tenía. La entrega de equipo adicional socavaría la preparación militar estadounidense en caso de conflicto.

La insuficiencia de la industria armamentista occidental, particularmente en lo que respecta a la producción de municiones, significa que las tropas ucranianas no tendrán cantidades suficientes de proyectiles de artillería.

Los problemas de Kiev se han visto exacerbados recientemente por el desvío a Israel de decenas de miles de municiones de 155 mm originalmente destinadas a Ucrania, después del inicio de la guerra en Gaza.

Moscú, por el contrario, ha aumentado enormemente su producción de municiones y drones. Se prevé que el gasto militar ruso supere los 100.000 millones de dólares el próximo año, el nivel más alto desde la época soviética. El estímulo resultante de inversiones masivas en el sector de defensa está apoyando a la economía rusa, contrarrestando el efecto de las sanciones occidentales.

Moscú está utilizando el comercio con terceros países para importar tecnologías occidentales autorizadas que necesitan sus fabricantes de armas. Rusia también ha encontrado una manera de eludir el límite de precios impuesto por Occidente a sus exportaciones de petróleo mediante la creación de su propia flota de petroleros que no están sujetos a las restricciones occidentales.

DIVISIONES Y RESENTIMIENTOS EN KIEV

Las noticias sobre el difícil e incierto camino de los ansiados paquetes de ayuda occidentales son alarmantes para el gobierno ucraniano, cuyo Ministerio de Finanzas registró un déficit de 4 mil millones de dólares en noviembre, creciendo continuamente desde los meses anteriores. Pero incluso si Ucrania recibe el dinero prometido por los aliados occidentales, el de las armas y los fondos para operar el aparato gubernamental no es el único problema que aqueja a Kiev. Quizás haya uno más grave, por potencialmente insoluble, que se refiere a la falta de reclutas. La última campaña de movilización ucraniana alcanzó sólo el 8% de los objetivos de reclutamiento originales. Está claro que los ucranianos que todavía pueden luchar (y no quedan muchos) ya no quieren hacerlo más.

Mientras tanto, están surgiendo divisiones en el gobierno y entre el gobierno y los líderes militares. Según las últimas noticias, las relaciones entre el presidente Zelensky y el comandante del ejército Zaluzhny son actualmente muy malas. Al primero no le gustó la declaración del segundo de que la guerra había llegado a un punto muerto. Zelensky fue acusado de comunicarse directamente con algunos generales del ejército, evitando a Zaluzhny y poniendo así en riesgo la cadena de mando de las fuerzas armadas.

El clima general de sospechas y acusaciones cruzadas se vio aún más alimentado por el reciente episodio del envenenamiento de la esposa de Kyrylo Budanov, jefe del GUR (inteligencia militar), a su vez responsable de una campaña de asesinatos selectivos contra funcionarios rusos y ucranianos en Rusia. ¿Venganza de Moscú o enfrentamiento interno?

MALAS PERSPECTIVAS DE NEGOCIACION

Ante la difícil situación política y la posibilidad de que Ucrania no pueda defender adecuadamente el frente este invierno, algunos políticos en Europa, y en particular en Alemania, comenzarían a creer que la ambición de Zelensky de restaurar las fronteras internacionales del país no es realista y que un alto el fuego y Las negociaciones con Moscú podrían redundar en beneficio de Kiev.

Hay señales indicativas de un posible cambio de actitud por parte de algunos círculos políticos occidentales.

Queda entonces por entender, si Estados Unidos y Europa realmente creen que ha llegado el momento de dialogar con Moscú, sobre qué bases el Kremlin podría aceptar una negociación. Sobre el terreno, la situación es favorable a los rusos, que continúan avanzando, especialmente en Avdiivka, pero también en torno a Bakhmut, Kupyansk, Liman y otros lugares.

En Kiev algunos están empezando a temer una posible ofensiva rusa a gran escala, tal vez en la primavera. Este riesgo parece haber sido reconocido por el propio Zelensky quien, con un notable giro hacia una postura defensiva, pidió la construcción de estructuras de defensa fortificadas a lo largo de toda la línea del frente.

Un punto clave que dificulta una posible negociación es que los rusos no confían en Occidente, al no considerarlo capaz de respetar los acuerdos estipulados. Tras el boicot a la negociación ruso-ucraniana de marzo de 2022 por parte de los gobiernos de Washington y Londres, Moscú no considera a ninguno de los dos como un interlocutor fiable. Y los rusos ven a Zelensky como un títere angloamericano.

La pregunta clave es si Zelensky, hasta ahora caracterizado por sus posiciones maximalistas sobre los objetivos militares ucranianos, será lo suficientemente flexible como para cambiar su estilo de gobierno. De lo contrario, es posible que lo obliguen a abandonar la escena. Una cuestión aún más importante es hasta dónde llegará Rusia en su ofensiva militar. Los funcionarios del Kremlin reiteraron que las condiciones para una resolución pacífica del conflicto no han cambiado. Entre ellos destaca la adopción por parte de Ucrania de un estatus neutral. Hasta que Kiev y Washington acepten esta condición, la campaña militar rusa continuará.

(1) Guerra sin restricciones editado por Alejandro Urricariet y Alejandra Buceta sobre la traducción de Sebastián Tepedino, es una importante y vigente obra que demandó un largo esfuerzo para ofrecerla en idioma español, tanto del Círculo Militar como de la Escuela de Guerra Conjunta.

MANTENTE AL DÍA

Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratuito.

¿Aún no tienes una cuenta? Comience con una prueba gratuita de 12 días